Entrevista a Hansi Flick.

Tomado de:www.fcbayern.com

Señor Flick, Thomas Müller cree que usted es valiente porque nunca fue a lo seguro desde el primer día en el Bayern. ¿Tiene razón?
“Para mí, la pregunta de ir a lo seguro nunca se ha planteado. Sabía que este equipo tenía una gran calidad en ataque, y siempre he sido un amigo de presionar al rival desde el principio. Nuestros jugadores han desarrollado confianza en sí mismos. Con el tiempo, ha evolucionado algo muy bonito”.

Karl-Heinz Rummenigge dice: “Yo llamaría a este estilo que jugamos hoy el estilo del Bayern”. ¿Hay un cumplido mayor que el del director general?
“Si lo dice y lo siente así, me alegro de que sea así. Mi punto de vista es que el Bayern necesita un ADN claro y que mi equipo de entrenadores y yo lo queremos transmitir a los jugadores. Este ADN no sólo debe ser detectado directamente en el juego, sino también en el trabajo juvenil, en el ojeo de jugadores, en todos los ámbitos. Creo que en estos momentos es importante que se sepa lo que el Bayern defiende: ser dueño de la pelota, ser dominante, jugar ofensivo en busca de goles. Así es como se desarrolla el perfil de posición de cada jugador”.

El director deportivo Hasan Salihamidzic le elogia diciendo que usted sabe “comprometer a todo el equipo con un objetivo. Para él, un equipo no está formado por once jugadores, sino por 22, 23, 24. También tiene una clara visión futbolística, que siempre implementa”. ¿Fue su discurso antes de la final de Lisboa el más difícil o el más fácil?
“Antes habíamos pensado en cómo agradecer a cada jugador – porque sin importar cómo hubiera ido el partido, hasta entonces había sido un gran logro de todos. Pedimos videos a las familias de los jugadores e hicimo un videoclip muy emotivo. Cuando vi la película, tenía la piel de gallina. Y cuando vimos juntos el clip antes del partido, algunos ojos estaban húmedos”.

Sr. Flick, ¿entiende todo de sus jugadores?
“No. Entiendo muchas cosas, pero sobre todo hay un punto en el que tengo una línea clara: siempre se trata de la calidad. Si no estoy listo para el metro extra, no tengo nada que hacer en el Bayern. Y no entiendo si alguien no lo entiende. Aquí no necesitamos a un jugador que salte tan alto como tenga que saltar. La actitud debe ser querer mejorar cada día. Pero eso es exactamente lo que veo en este equipo en cada detalle: nadie quiere perder incluso en el fútbol-tenis del entrenamiento. Creo que la dureza de la competencia es un bonito término cuando se habla de este equipo. Nuestros jugadores están ahí cuando tienen que estar. Cada uno de nosotros sabe: estoy aquí en el Bayern, trabajo en el Bayern, se trata de ganar, de campeonatos, de títulos. Se requiere mucho, siempre tienes que estar listo. El enfoque en este equipo está ahí”.

¿Qué permanece realmente más clavado en su espejo retrovisor de 2020: el corona o el triplete?
“Me resulta difícil separar las cosas este año. Probablemente sea así para todo el mundo si se mira hacia 2020. Para mí está la alegría por nuestro tremendo éxito, que el equipo, el equipo de entrenadores y todo el club ha logrado – pero también está la pandemia que ha cambiado enormemente la vida y la vida cotidiana de todos nosotros. ¿Deberías estar triste, enojado, amargado? Creo que todos hemos tenido que aprender mucho de una situación que nunca habríamos esperado. Y este proceso continúa. Sólo los días en que vi el mapa del mundo en la televisión, casi todo estaba marcado en rojo por el número de infecciones. En el contexto de esta situación especial de pandemia, el rendimiento de nuestro equipo ha sido algo muy especial. Nos hemos enfrentado al reto y así debe ser en la vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.